Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

Arte

Mezquita y tumba de Jamali-Kamali (K.G. Joglekar)

MEZQUITA Y TUMBA DE JAMALI-KAMALI

K.G. Joglekar

 

 

El área alrededor del Qutab Minar (minarete de Qutab) en Delhi ha sido el campo de juego y el cementerio de imperios durante muchos siglos. Cinco de las siete ciudades de Delhi construidas por los sultanes de diversas dinastías en el período medieval, capitales de algunos de los imperios más grandes de esos tiempos, estaban situadas dentro de un radio de diez kilómetros alrededor del Qutab Minar. Casi todas estas ciudades han desaparecido porque sultán tras sultán, al construir su propia capital, acabó destruyendo las ciudades anteriores. Por ejemplo, no queda nada del legendario Palacio de Mil Columnas construido por Sultán Alauddin Khilji. Lo único que queda son partes de la muralla exterior, las enormes puertas que se alzan en espléndido aislamiento y las fortificaciones rotas y llenas de los agujeros causados por proyectiles.

Los mismos sultanes que pensaron que sus edificios iban a durar toda una eternidad han muerto y desaparecido hace mucho tiempo. Algunos, como Alauddin Khilji, Balban y Iltutmish se encuentran enterrados en estas partes. También están enterrados aquí los sultanes desafortunados que fueron ejecutados después de ser destronados porque sus sucesores consideraban que si seguían vivos les serían un riesgo, así como los príncipes que perdieron las batallas de sucesión. Es una ironía del destino que no muchas personas visitan estas tumbas. Por lo contrario, las tumbas de los santos que vivían hace cientos de años y las mezquitas que ellos construyeron siguen siendo objeto de reverencia hasta hoy. La gente las visita con frecuencia para rezar, va en busca de bendición y soluciones de sus problemas. El torrente de visitantes es interminable y su devoción es capuz de conmover hasta a los ateos. Para los reyes, príncipes y pudientes era fácil construir magníficas tumbas y grandes mezquitas, pero un pobre asceta sólo podía depender de la generosidad de sus propios seguidores si es que quería construir una mezquita grande y una última morada para sus propios restos.

Un complejo de esta clase en el área del Qutab Minar es la mezquita y tumba Jamali-Kamali ubicada a unos 200 metros al sur del famoso monumento. La mezquita, construida en 1528-1529, es un excelente ejemplo de la arquitectura Lodi. Seguramente en otros tiempos la mezquita estaba rodeada de una muralla. Ahora sólo queda una pequeña parte de la muralla y la entrada. Hay varias tumbas en el patio de la mezquita, pero se ignoran los nombres de las personas enterradas.

La sala de culto de la mezquita está dividida en cinco galerías con una fachada de cinco arcos sin claustros, puertas ni otra parafernalia. Se entra en estas galerías por cinco aperturas, casi todas del mismo tamaño si bien la anchura es más de lo que sería normal para la altura. La entrada a la galería central es a través de un arco de siete puntas. Esto se debe a que muchas veces se empleaban artesanos y albañiles hindúes para construir edificios durante el reinado musulmán. El satkona mihrab, o el arco de siete puntas, no solamente se usaba por razones de ornamentación sino porque revestía un significad o simbólico y se consideraba auspicioso.

La entrada de la galería central tiene, en ambos lados encima del arco, una estrella de seis puntas formada por la imposición de un triángulo equilátero sobre otro triángulo equilátero invertido. Esta figura, llamada la Sri Chakra en la mitología hindú, representa las dos fuerzas primordiales de la creación y es adorada como presagio de la prosperidad. El tema del loto se repite con frecuencia en la mezquita. Hay versos del sagrado Corán inscritos en las paredes. En sendos lados de la sala de culto hay escaleras que van a la planta superior. La parte trasera de la mezquita tiene tres ventanas con balcones apuntalados. A lo largo de toda la fachada, aunque interrumpido en el centro por la galería saliente, corre un iriso profundo de piedra arenisca roja dividida en una variedad de paneles que contienen nichos.

¿Quiénes era Jamali y Kamali quienes construyeron la mezquita y están enterrados en la tumba cerca de la mezquita? Jamali era un tal Shaikh Fazalullah, también conocido por el nombre de Sheikh Jamal Khan. Era un santo, viajero y poeta que vivía en tiempos del último sultán de la dinastía Lodi, Sikandar Lodi, y también en tiempos del fundador de la dinastía mogol, Babar y su hijo Humayun. Fue muy respetado por su devoción y su santidad. La tumba construida por sus seguidores después de su muerte es modesta en comparación con las tumbas de los sultanes, pero es una estructura compacta de una belleza sencilla. El techo y las paredes de la cámara interior están cubiertos de azulejos de colores. Los colores de los azulejos y los diseños geométricos que llevan son asombrosamente intensos. En la pared se ve la inscripción de una composición de Sheikh Jamal mismo. Lo que es sorprendente es que los azulejos, salvo en una parte de la cúpula donde el agua de lluvia ha percolado, han retenido su color e intensidad incluso después de 500 años.

No se sabe nada acerca de Kamali que yace al lado de Jamali. Evidentemente era un hombre de cierta eminencia y debió haber tenido algo que ver con Shaikh Jamal para que fuera enterrado a su lado.

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituo de Indología. Todos los derechos reservados.