Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

Geografía

El Kanchenjunga (Juan Luis Salcedo)

EL KANCHENJUNGA

 

Juan Luis Salcedo

 

 

Cuando el viajero llega a Darjeeling, y sale a la terraza del hotel por la mañana a disfrutar del aromático té local, lo primero que sorprende es poder contemplar el macizo nevado del Kanchenjunga casi al alcance de la mano, la montaña domina el horizonte por el norte. Y si nos adentramos en el recorrido clásico de la cordillera de Singalila hasta Sandakphu, tendremos frente a nosotros, durante todo el trayecto, la vista inigualable del Kanchenjunga de 8.586 metros, el tercer pico más alto de la tierra y el primero de la India.

Kanchenjunga significa "Los Cinco Tesoros de las Nieves". El macizo comprende un grupo de cinco picos, que se consideran moradas de los dioses. Tres de ellos (principal, central y sur) están en la frontera noroeste de Sikkim, en la India y los otros dos picos pertenecen a Nepal en la región de Talpejung.

La puerta de entrada en Sikkim, donde se encuentra la montaña es Darjeeling, una estación de montaña situado a 2.134 metros sobre el nivel del mar, fundada por los británicos en 1835, donde se cultiva el famoso té con denominación de origen, el más caro del mundo. La Compañía de las Indias Orientales se había dado cuenta de las posibilidades de esas tierras para el cultivo del té y negoció con el rey de Sikkim, el alquiler de una parte del territorio al oeste del río Mahananda. Seis años después, en 1841 los británicos iniciaron las plantaciones experimentales de té en las laderas de Darjeeling. En 1849 el director de la Compañía de las Indias Orientales Arthur Campbell junto con el explorador y botánico Joseph Hooker, fueron apresados en el territorio de Sikkim y los británicos enviaron tropas para liberarlos. Las hostilidades entre la Compañía de las Indias Orientales y las autoridades Sikkim finalizaron un año después con la anexión de una parte del territorio. En 1864 durante la Guerra de Duars, se anexionaron nuevamente tierras en los pasos de Kalimpong, obteniendo toda el área este del río Tista.

La proximidad del Kanchenjunga a Darjeeling, ha inspirado una larga historia de exploraciones. Las primeras de reconocimiento comienzan a mediados del siglo XIX, cuando los topógrafos británicos trataban de medir la altura del Everest en 1852, el coronel Andrew Waugh había descubierto el pico B desde Darjeeling, que resultó ser el pico más alto de la tierra, durante un tiempo se había pensado que este título lo ostentaba el Kanchenjunga.

Sir Joseph Hooker, fue uno de los primeros exploradores de la región del Kanchenjunga. Entre los años 1848 y 1850 entró ilegalmente en Sikkim, Tíbet y Nepal, recogiendo multitud de especies de plantas. Su posterior encarcelamiento, como ya hemos indicado, creó un conflicto político entre Sikkim y la Compañía de las Indias Orientales. Hooker escribió dos libros sobre sus viajes, uno “En los rododendros”, y su “Himalaya” publicados en 1864 y dedicados a su amigo Charles Darwin.

En 1883 escalador británico W.W. Graham viajó a la región y probablemente fuera el primer europeo en ascender las montañas de Sikkim. A través de la cordillera Singalila, entró en Nepal y afirmó que junto a sus compañeros había subido sin grandes dificultades, el Kabru de 7.316 metros. Esta afirmación es rechazada generalmente como errónea y se piensa que subieron un pico bastante más bajo ya que el Kabru no es un pico fácil y menos para esa época.

En 1899 Douglas Freshfield en el post-monzón completa el primer circuito alrededor de Kanchenjunga y llega hasta la base de la montaña. En la expedición viaja el alpinista italiano Vittorio Sella, que, junto con Douglas, tomaron fotografías muy buenas de la zona y subieron el pico Siniolchu de 6.887 metros, una de las montañas más bonitas de la tierra. En 1903 se publica el libro de Freshfield “Alrededor del Kanchenjunga” que es un clásico de la literatura del Himalaya, en él sugiere que la mejor ruta directa para la ascensión al pico es por el glaciar noroeste.

Su compañero el italiano Vittoro Sella fue un gran fotógrafo y alpinista que realizó una buena colección de fotografías de las montañas, consideradas algunas de ellas, las mejores realizadas en mucho tiempo. Sella nació en las estribaciones de los Alpes, realizó importantes ascensiones y escaladas en los Alpes, incluyendo las primeras ascensiones invernales del Cervino y el Monte Rosa y la primera travesía del Mont Blanc en invierno. Participó en expediciones al Cáucaso, al Monte San Elías en Alaska, El Ruwenzori en África y la expedición de 1909 al K2 y al Karakorum. Sella siguió subiendo en su vejez e hizo el último intento en el Matterhorn con setenta y seis años. El intento fracasó cuando uno de sus guías resultó herido en un accidente.

Una expedición en 1905 dirigida por Aleister Crowley intentó escalar el Kanchenjunga, finalizando trágicamente cuando tres porteadores locales y un escalador suizo fallecieron en una avalancha. Según contaron sus compañeros al regreso, Crowley se había quedado bebiendo té en su tienda en vez de intentar un rescate, según afirmó, era imposible rescatarlos con vida. Crowley también fue acusado de haber golpeado a sus porteadores. La carrera en la montaña de Crowley que para aquellos tiempos era importante, habendo participado en una expedición al K2 en 1902, terminó con un total desprestigio.

Entre los años 1907 y el 1921 el escocés Alexander Kellas realizó seis visitas a Sikkim, logrando algunas primeras ascensiones, incluyendo el Pauhunri de 7.065 metros y exploró muchos de los glaciares del Kanchenjunga. Las ascensiones las realizó en estilo alpino acompañado de sherpas. Kellas estudió la aclimatación del hombre a la altura y sostuvo que, si las dificultades técnicas de la montaña no eran demasiado grandes, los picos más altos del mundo podrían ser escalados sin oxígeno suplementario. Fue seleccionado para acompañar a la expedición de reconocimiento al Everest de 1921 pero se encontraba mal de salud cuando el equipo partió de Darjeeling. Acababa de regresar nueve días antes de una expedición al Kabru y murió en el camino de disentería. Sus compañeros lo enterraron cerca de Kampa Dzong en el Tíbet, frente a sus queridas montañas de Sikkim.

En 1929, un grupo alemán dirigido por Paul Bauer se acercó al Kanchenjunga en el mes agosto, en pleno monzón a través del glaciar Zemu. Durante dos meses trabajaron en las peligrosas y difíciles vertientes norte y este. A pesar de las avalanchas y ventiscas instalaron diez campamentos, llegando hasta los 7.390 metros. Al final estaban agotados, el tiempo no era favorable y se vieron obligados a la retirada. Un miembro de este grupo fue Peter Aufschnaiter que más tarde pasaría siete años en el Tíbet con Heinrich Harrer.

El alemán Paul Bauer tuvo una intensa vida de alpinista. Visitó muy joven los Alpes en un viaje en bicicleta a través de las Dolomitas, con un presupuesto ajustado con sus dos amigos para escalar las vías clásicas alpinas. En 1928 viajó al Cáucaso donde escaló el segundo pico más alto de Europa. En 1929 lideró el intento al Kanchenjunga. Regresó de nuevo al Kanchenjunga en 1931 y el equipo fue rechazado de nuevo por las dificultades que encontraron en la montaña. Durante la ascensión uno de los compañeros; Hermann Schaller perdió la vida. Tras los dos intentos fallidos, Bauer tuvo dificultades para recaudar fondos para un tercer intento. La atención pública alemana en esos años se había vuelto hacia el Nanga Parbat. En 1936 encontró el éxito en el Sinolchu. Durante la Segunda Guerra Mundial Bauer fue oficial de un regimiento de tropas alpinas y regresó en 1943 a la región del Cáucaso a la cabeza de dos mil soldados, subiendo al Elbrus.

En 1930 el profesor alemán Gunther Dyhrenfurth dirigió una expedición compuesta por alemanes, británicos, suizos y austriacos. Tenían el proyecto de la cara noroeste, la ruta sugerida por Freshfield en 1899. Se consiguió el permiso para entrar por Nepal y el campamento base se instaló a finales de abril cerca de Pangpema. Se inició el reconocimiento por un enorme glaciar colgante en el que se produjo un desprendimiento y una avalancha de hielo que mató a Chettan, uno de sus mejores sherpas de altura. El equipo abandonó el ascenso y decidieron completar la vuelta entorno al Kanchenjunga, cruzando el collado de Jongsong La, e hicieron el primer ascenso de los picos Jongsong 7.462 metros, Nepal Peak y Ramthang, entre otros. En el libro de Frank Smythe “La aventura del Kanchenjunga” cuenta la interesante historia de esta expedición.

En julio de 1931 se volvió a intentar el espolón nordeste. Se estableció un campamento base avanzado a 5.820 metros, en un mes en el que los monzones azotan con más intensidad en el Himalaya oriental y las condiciones son difíciles para la escalada. El 9 de agosto H. Schaller y Pasang Sherpa fallecieron en una caída. La expedición estaba desmoralizada, pero continuaron trabajando durante dos meses estableciendo once campamentos, llegando hasta los 7.300 metros. La cantidad de nieve de la ruta y el peligro de aludes les hizo abandonar la subida y se retiraron en el mes de septiembre.

Transcurrieron veintitrés años hasta que un equipo británico dirigido por Kempe reconoció la cara suroeste en el año1954, aproximándose por el glaciar Yalung, pero consideraron que en ese momento las condiciones de la ruta eran demasiado peligrosas.

Finalmente, la cumbre fue ascendida en 1955 por un equipo dirigido por Charles Evans, que había sido jefe adjunto de la exitosa expedición al Everest en 1953. Con la experiencia adquirida también tuvo éxito en la expedición al Kanchenjunga, que puso cuatro escaladores en la cumbre y en la que él subió hasta el último campamento. La ascensión de la expedición británica se realizó por la vertiente de Nepal, por el glaciar Yalung. El 25 de mayo Joe Brown y George Band llegaron a la cumbre, realizando la primera ascensión. Norman Hardie y Tony Streather hicieron cumbre al día siguiente. Respetando los deseos de la gente de Sikkim, llegaron a unos pasos de la cima, evitando pisarla.

Charles Evans, el jefe de la expedición, después de una interesante vida dedicada al alpinismo, a las exploraciones en el Himalaya y a la medicina, la esclerosis múltiple interrumpió su carrera de escalada, aunque siguió con el deporte involucrándose en la navegación de aventura en pequeñas embarcaciones.

Los intentos dos intentos que se habían realizado por Sikkim por los equipos de Paul Bauer, se completaron finalmente en 1977 por una expedición del ejército indio, liderado por Narinder Kumar.

En 1973 la cumbre oeste también llamada Yalung Kang, fue escalada por primera vez por una expedición japonesa dirigida por Eizaburo Nishibori.

La quinta cumbre del Kanchenjunga, llamado Kangbachen de 7.903 metros, fue escalada por los polacos en 1974. Cinco miembros de la expedición dirigida por Piotr Mlotecki llegaron a la cima del lado oeste.

Y en 1977 una expedición india liderada por el Mayor Prem Chand alcanzó la cumbre por esa misma ruta.

En 1998 Ginette Harrison, de Gran Bretaña fue la primera mujer en llegar a la cumbre del Kanchenjunga, siendo el último ocho mil en ascenderse por una mujer.

 

 

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituo de Indología. Todos los derechos reservados.