Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

Arte

Las «nayikas» en la escultura clásica (Prabhakar Bedge)

LAS «NAYIKAS» EN LA ESCULTURA CLÁSICA

Prabhakar Bedge

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Natyasastra (II a.de C. II d. de C.) del sabio Bharata clasifica a los hombres y mujeres como nayakas  y nayikas ,que significa amantes, según sus rasgos físicos y mentales y sus estados de emoción y situación. Además, clasifica las emociones de una mujer con mayores detalles, seguida por una clasificación detallada de las etapas de crecimiento de una mujer, su amor, sus reuniones femeninas y los lugares de unión con sus amantes. Nunca jamás o después se habían analizado y clasificado con tanta precisión los estados de emoción de hombres y mujeres enamorados. Estas clasificaciones se derivaron del típico medio social de la época clásica.

La nayak-nayika bhava, es decir, la relación entre el amante y su amada, es el tema más recurrente en la literatura sánscrita clásica. Los dos tipos de sringara (adornos de cuerpo y cara), sambhoga (amor en unión) y vipralamba (amor en separación) han sido bellamente descritos por los escritores sánscritos, especialmente por Bhanudatta y Vishvanatha en su Rasamanjari y Sahityadarpan, respectivamente.

Los estudiosos se han concentrado más en las nayikas de la literatura sánscrita clásica. Ellas se dividen en tres categorías principales: La swiya (la mujer propia de uno mismo), la anya o parakiya (la de otro) y la samanya o sadharan (una cortesana o una prostituta). La swiya nayika además se divide en tres categorías, a saber, mugdha, madhya y pragalbha o praudha. La madhya y la pragalbha se clasifican como dhira, adhira y dhiradhira. La parkiya nayika tiene dos tipos: parodha (la mujer o esposa de otro hombre) y kanyaka (una dama soltera). De modo que, en su conjunto, se han enumerado dieciséis tipos básicos. Pero eso no es todo. Las nayikas adicionalmente se clasifican según sus estados mentales y emocionales en ocho categorías. Estas, según el Sahityadarpan son la swadhinapatika, khandita, abhisarika, kalahantarita, vipralabdha, proshitabhartika, vasakasajja y virahotkanthita. El Rasmanjari menciona otro tipo más de nayika, que se llama pravatsyatpatika.

La mugdha nayika es una muchacha joven enamorada que experimenta su primer encuentro con el sentimiento amoroso y cuyo rasgo fundamental es la timidez. La madhya nayika ha pasado por la etapa de la timidez y está versada en varios aspectos de la técnica amorosa. La pragalbha nayika es la que se encuentra a la cima de su gloria femenina y seductora, está versada en el arte de hacer el amor y, a veces, incluso puede llegar a dominar a su amante.

La samanya o sadharana nayika es de baja posición y egocéntrica; es aquélla cuyo amor es ávido y está reservado sólo para los nayakas prósperos, quienes le ofrecen dinero y regalos a cambio de sus favores y están desprovistos de todo sentimiento verdadero.

La khandita es esa desgraciada nayika cuyo amante está enamorado de otra mujer; sin embargo, él vuelve a unirse con ella tras su aventura romántica.

La abhisarika es intensamente apasionante y sale a ver a su amante según la cita concertada de antemano y a menudo, ha servido de tema en la literatura. Hay dos tipos de abhisarikas, la vadhu y la veshya. La primera sale con cautela, no llamando mucho la atención a sus adornos y ajorcas. La segunda se viste ostentosamente, se cubre con todas sus joyas y perfumes. La vadhu es una de las dos swiya nayikas, madhya o pragalbha.

La kalahantarita es una nayika quien juega al escondite con su amante que pretende salir con ella. Aunque a ella le gusta, finge lo contrario. En este dulce amorío, la timidez es el sentimiento dominante.

Una mujer ansiosa de amor de su amante es una vipralabdha. Está abatida porque él no ha llegado a una hora citada tal como había prometido. El Meghadutam de Kalidasa está plenamente dedicado a las emociones de amor en separación, vipra lambha. Aquí, la yakshi está sufriendo del dolor agudo de separación de su marido quien se encuentra lejos de ella debido a una maldición y ella le espera con ansiedad. Ella también constituye un excelente ejemplo de proshitabhartika nayika.

La vasakasajjika nayika es una mujer que se viste de todos sus adornos y se cubre con sus mejores joyas. También puede ser aquella quien, aunque evita llevar demasiados adornos, todavía desea estar atractiva ante su amante. Pero al mismo tiempo, enojada con la tardanza de su amante, cuya llegada espera en cualquier instante, ordena a sus compañeros y criados que no la carguen con más adornos. La mejor representación de la vasctkasajjika es la pintura en Ajanta de la princesa en su tocador.

La otra nayika que espera ansiosa y afanosamente la cita con su amante es la utka o utkanthita o virahotkanthita. En la medida en que pasa el tiempo ella se preocupa por la probable causa de la demora en la llegada de su amante, así como por su bienestar.

Los poetas y dramaturgos sánscritos han creado varias situaciones para describir a estas nayikas con o sin nayakas al explicar los diferentes aspectos de sringara, el sentimiento de amor. Aunque algunos de estos se aprecian mejor en la literatura, la mayoría de ellos se describen de manera ejemplar en la escultura también.

Observamos los encantadores cuerpos femeninos de las nayikas, esculpidos en diferentes posturas en el subcontinente indio (II d.de C. en adelante) durante los períodos de los Sunya, los Satvahana, los Kushana, los Gupta, los Chalukya, los Rashtrakuta y los Pala, hasta lograr su cumbre artística durante el reinado de los Chandela, los Ganga y los Hoyshala. Las esculturas Chandela exploran, de manera encantadora, la belleza femenina en todos sus aspectos matizados para embellecer las paredes de los templos. Las nayikas, apsaras, vrikshikas, ganikas y surasundaris en las paredes exteriores de los templos de Khajuraho describen prácticamente casi todos los aspectos de la actividad femenina, tales como la forma de vestirse, de desnudarse, de maquillarse, de adornarse, de secar el cabello mojado, de quitar una espina de una punta de pie, de escribir una carta, etc.

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituo de Indología. Todos los derechos reservados.